jueves, 28 de octubre de 2010

no poem

.



sobre mi cuerpo grandes racimos de tareas
tiran de mí como caballos

y el techo se prende en finas constelaciones
largos itinerarios de huida






como resplandor blanquecino se anuncia mi nombre

mi nombre piedra

mi nombre harapo

cúmulo inerte
que llena
la boca
de fango


.

.

.
y tratar de pronunciarlo extremidad

con la sangre bombeando pronunciarlo

como hubiera sido mío si alguna vez
..

.




herirlo azotarlo con todas mis furias juntas

y llorar como si de veras me doliera
como si acaso pudiera sentir el dolor
y no esta balsa de aire que me crece

justo en el centro del pecho

justo en el centro del lenguaje
.
.
.






apuntalado el futuro

deshilachada la sangre y la palabra

pronuncio mi nombre y lo olvido.






martes, 5 de octubre de 2010

apunte con mala letra

.
.
.
Es triste que el sueño de uno se desencaje, y a la noche ría y al día duerma.
Es triste, digo, porque ahora me hallo sola en mi cansancio, y todo es un cansancio de cansancio, una vida de legaña y cuentarreloj. Y ahora las tareas cotidianas se me olvidan, y voy al banco en sueños y al sueño en pesadillas, y las deudas se acumulan y hay un mar de papelitos en mi cama.

Mi ciclo circadiano me detesta, ha convocado huelga general, y ahora escribo a media vela, con palillos en los párpados, en un esfuerzo absurdo porque llegue la noche para no dormir de nuevo.

.

.
foto: bárbara butragueño 2010