viernes, 30 de noviembre de 2012

el amor es esto

.
.
..
..
.

A tus padres - les pesaban - tantas cosas - en los hombros. Priorizaron. Dijeron. El amor es esto. Y te tendieron una piedra reluciente. Tú temblabas como un ciervo que boquea en su placenta. Expectante. Agarrotada de ilusión. Casi endurecida. El nerviosismo del reptil que se asoma, torpemente, a la existencia. Y repetían. Abrían la mano y repetían. El amor es esto. Hacer-las-cosas-bien. Si haces las cosas bien, podrás tenerlo todo.
Y, de pronto, comprendiste. En esa diminuta porción de lava sólida cabía todo el amor del universo: el amor hacia ti misma: el amor de los otros. Dimensiones astronómicas que, de pronto, y sin merecimiento alguno, tenías el honor de manejar.
.
Rápidamente calibraste las consecuencias de todo aquello. Miraste la piedra reluciente y sentiste la libertad golpeándote la cara como te golpea la luz al despertarte: cubierta de trapos, mullida. Vislumbraste los veranos de diecinueve plantas. Los secretos como flores. Tanta - posibilidad. Y así, el cuerpo, el amor y la vida adulta se colocaron, sin saber muy bien cómo ni por qué, a pocos movimientos de distancia. El futuro parecía, al fin, una bestia apetecible. Te acercaste, con los bolsillos temblorosos, y recorriste su lomo caliente con el dorso de tu mano. Sentiste su calma sorda y vibrátil agitándose con sequedad bajo tus dedos. Y unas escamas tibias y crujientes, convocando el pulso de lo que parecía tu vida aconteciendo.
.
Salías ganando. La ecuación siempre arrojaba un resultado positivo. La piedra reluciente era hacer las cosas bien - hacer las cosas bien era todo el amor del universo - todo el amor del universo era hacer lo que quisieras - hacer lo que quisieras era la piedra reluciente que era hacer las cosas bien. No había fallo posible: esfuerzo limitado, beneficio ilimitado. Un cheque firmado, con una cantidad emborronada, que te disponías, alegremente, a sobrescribir. Un pacto de adultos. Cosas importantes bullendo sobre la mesa como peces al borde de la deflagración. Y pensabas. Éstas son las cosas que realmente pesan en la vida. Y esa idea cayó sobre ti con la sequedad de un apretón de manos. Y te pusiste seria e intercambiaste con dureza aquellos peces en llamas. Transacciones limpias y elegantes que duraban cursos escolares o semanas. Y ya está. No había nada más que hacer. El premio era tuyo: la libertad aleteándote en la cara, el tiempo adulto, los secretos como flores, los veranos de diecinueve plantas.
.
.
.
 .

.
Pero. Respira. No te culpes. Es lógico. Te tendieron la mano. La piedra reluciente brillaba. Y tú la cogiste. Qué otra cosa ibas a hacer. El problema era el terreno. El contexto. En el noventa por ciento de los problemas el contexto es determinante. Tanto, que en un sesenta por cierto de los casos, sin el contexto, el problema no habría existido. Determinante o detonante, si lo prefieres. El contexto o la ausencia de puntos de referencia, en este caso. Me explico. Que te dijeran. Esto es el amor. Y eso fuera el amor. Que te dijeran. Esto es el respeto. Y eso fuera el respeto. Que te dijeran. Hay dos tipos de persona. Y que corrieras a colocarte en el lado donde, necesariamente, sabías, a ciencia cierta, que daría el sol. A cobijarte en ese amor selectivo. En ese amor donde. Sólo los hechos. Importaban. El amor y sus cantos duros. El amor y su porosidad fría e implacable. Cada universo propio es como un órgano vital. Palpita a un ritmo que oscila en función lo ingerido. Por eso, mi universo mi corazón mi páncreas, laten raro. Laten desacompasadamente. Cumplen sus funciones con una ostensible dificultad. Cuelgan fofos. Desorientados. Y todo porque la piedra reluciente era un prisma. Un vidrio hexagonal a través del que mirar el mundo. Los peces. Las cosas bien hechas que había que hacer para poder permanecer en este lado. Para ganar todo el amor del universo.
El problema son las cosas. En el setenta y dos por cierto de los casos el problema son las cosas. En este caso, las cosas que había que hacer. En este caso, cosas relucientes, cuadradas, pulidas neuróticamente: estudiar, labrarte un buen futuro, caminar erguida.
Por eso, ser responsable era ser reluciente. Y digo ser reluciente, no ser moral. Y, por eso, ser responsable, es decir, ser reluciente, implicaba abrir los ojos y ver la mano tendida. Y coger la piedra. Y la vida sin límite. Y la libertad sin plazo y sin tasa y término y sin confín y sin orilla. Y yo, como un ciervo que aún boquea en su placenta, intercambiando esas sustancias densas, esas cosas de adultos, tan prohibidas. Y llamando al amor, inteligencia. Y llamando a la moral, amor.

Ah. Por fin. Comprendes. Cómo no ibas a comprender. Y qué culpa tiene nadie de eso. El crecimiento debe ser acotado. Demarcado. Con límites a modo de vías o circunvalaciones. En caso contrario, el crecimiento ramifica en descontrol. Eclosiona en caos. Autocomplacencia. Y las nociones se vuelven espesas. Y se confunden amor e inteligencia. Amor y admiración. Amor y moral. Por eso el amor propio es un planeta, aún desconocido, al que eternamente te aproximas. Una y otra vez.
Todo lo que falta, regresa. Todo vuelve a ti. A modo de sacudida latente. De abatimiento silencioso. Como una derrota previa subrayando el ritmo torpe de las cosas. Por eso, ahora, mantienes relaciones aparentemente fluidas. Contigo. Con los otros. Alisas el mantel. Caminas erguida. Haces las cosas bien. Pero hay desgaste. Fricción. Como una constante sinfonía de bacterias. Y, bajo la chaqueta, los codos en carne viva. La constante oscilación. El descendimiento. La gracia del movimiento con el que, constantemente, agrandas la incisión. Tres. Cuatro. Cinco centímetros. Cada día. Y, siempre, con el pico abierto fieramente, como pájaro de garganta panorámica. Pidiendo. Pidiendo lo que no fue. Pidiendo lo que no tuviste. Las catedrales en el aire y sus nervios. Sus nervios trenzados, segando el espacio como arcilla. Marcando una dirección. La única dirección posible. Hacia arriba. Siempre hacia arriba. No hacia delante.
.
.
.

.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La ecuación...

Ray Haller dijo...

"Pidiendo. Pidiendo lo que no fue. Pidiendo lo que no tuviste. Las catedrales en el aire y sus nervios." ¿Qué te impide alcanzarlo por ti misma?

"Ah. Por fin. Comprendes. Cómo no ibas a comprender."
La lucidez sin valor no sirve de nada.

"El problema son las cosas."
Las cosas que hay en tu vida son un característica de ti misma. Cámbialas y te cambiarás tú, o al revés. En cualquier caso dependen en gran medida de ti.

Pero en fin, si te sirve de algo creo que todos andamos igual de perdidos. El primer paso es la aceptación...

"Como una constante sinfonía de bacterias." Sí...

Dumb Poet dijo...

Las cosas importantes de esta vida se debería aprender de la experiencia propia, en su tiempo dado, y ofrecernos a ellas con la expectación del que tiene todo un universo por conocer. ¿Quieres conocer la Antártida? Viaja y encuéntrate con ella. ¿El Amor? Ama... y deja que los que van llegando lo descubran por su cuenta. Besos.

Jorge García Torrego dijo...

"El futuro parecía, al fin, una bestia apetecible" qué certeza en este frase que lleva dentro todo el texto. Brilla mucho. Suerte en la parada.