sábado, 25 de diciembre de 2010

navidad

.Plaza de Felipe II, 25/12/2010
.
.
.
.
.
Mira, van todos de la mano.
.
.
.
.
.
.
.
Ya, es que es navidad.
.
.
.
.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

la que sueña

.
.
.

.

.
Desde que tengo uso de razón, mis noches son una sucesión de pesadillas. Y cada mañana despierto con un saco de recuerdos afilados, perfectamente ordenados como patas de insecto. Y dos tiros después, tres muertes, cuatro sacudidas, mi cuerpo se levanta agotado de tanta vida en otra vida, de tanto yo en otro yo. Y ahora, que he acuchillado tantos cuerpos, ahora que he visto su piel rasgarse como un telón, ahora que los insectos han devorado mis extremidades y he sentido la muerte agitarse en mi garganta como una rata, ahora, me pregunto, qué le queda a la que sueña. Porque el frío del desierto ha cristalizado mis pulmones hasta sangrar, y he sentido la traición de mil hombres y la mano acusadora de un dios que pronunciaba mi nombre pesadamente, porque he perdido piel y pelo y paladar, y he tenido hijos y bisnietos y he volado torpemente y he matado bisontes y he muerto ahogada, quemada, asfixiada y desangrada. Y ahora, la que me vive allí empieza a pedirme, a exigirme, a rogarme que no la deje sola en la intemperie de la noche más feroz, la de mi sangre. Porque yo me voy cada mañana y la que sueña se queda a dos metros de su muerte, y su vida sigue al otro lado de la mía, y su muerte discurre paralela a mi mañana, y mi músculo dolorido es su sangre efervesciendo, y la punzada en el estómago es su vientre cercenado en amapolas. Y yo cargo ese cuerpo junto al mío, yo deambulo por el día cargando ese cuerpo que muere cada noche, veinticinco años de cadáver arrastrándose sobre mi espalda, veinticinco años.
.
.
.

lunes, 20 de diciembre de 2010

bande à parte (i)

.
.
.
.
Al volverse para mirar la casa a través de la pantalla que formaban las ramas de los árboles, Arthur y Franz vieron un destello de luz fría, lejana, como la de una estrella.
Arthur quiso decir algo, pero no sabía cómo expresarlo.
.
.

.
. .
.
.
. .
..
.
.
.
- Vous avez l'air démodé avec cette coiffure -
.
.

. ..

.
* * *
.
.
.
¿dónde está Arthur?
. .
.. .
. .
. .
.
.
Arthur había lanzado una moneda para decidir quién se tiraría a Odile. Él había escogido cara. Odile gritó "¡cara!", mientras recogía la moneda que había caído cruz.
.
.

.

.... ..

.
Franz se quedó el Sinca, merodeó un rato triste y solo, con la mirada siempre agitada, mientras que, en los bulevares, Arthur le contaba a Odile que un día se había cruzado con uno en la calle que andaba así:
. .

.

.
.
.

.
.

¿Cómo te apellidas tú, Arthur?
.
.
.

......

..

Rimbaud, como mi padre.
... .
.

..

.

.
* * *

.
..

..
.
-.
.
.
Recomiendo * Bande à parte (Banda aparte, Band of outsiders) / Jean-Luc Godard (1964) / Anna Karina, Claude Brasseur, Sami Frei /
(capturas propias)

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Fiódor Fiódor

.
.
.

.
Un cobertizo para el invierno
y literatura rusa como caldo nocturno.
.
.
.
.
Dostoievski es un puñal, una gubia que se lanza directa a pulir el tuétano y dibuja formas que van desde el azar a la desdicha
.
y yo digo
.
tú que ha sido tantos hombres en un hombre
tú que conoces la miseria y su pesado aliento como si hubieras vagado con paso firme por la primera tierra del primer hombre
tú que hablas la entraña y pronuncias el insecto con pulso de cirujano y gritas la fractura como si conocieras la cavidad más oscura y su descenso
y tienes ojos para el infierno y te bebes el pueblo entre convulsiones
y cuando escribes ramificas en mil bosques de cianuro

buceador
gusano del subsuelo
grítame Rusia con la saliva caliente
grítame Rusia
.
.
.
.

lunes, 13 de diciembre de 2010

(ii)

.
.

.
.
.
.

.
.

.

.Tú no tienes nombre y yo tampoco tengo nombre.

No hay nombres. Aquí no tenemos nombre.

...
.
.


.. .
..
.
.
.


.


.Pero, ¿por qué?

.

.

.
.

.

Pues porque aquí no hace falta saber el nombre, no es necesario. ¿No lo comprendes? Venimos a olvidar, a olvidar todas las cosas, absolutamente todas. Olvidaremos a las personas, lo que sabemos, todo lo que hemos hecho. Vamos a olvidar donde vivimos, olvidarlo todo..

.

..

.

.

.Yo no podré, ¿tú si?

.

.

.

.

..No lo sé. ¿Tienes miedo?

.

,

.

.

.

No.

.

.

.

Recomiendo * Último tango en París (Last tango in Paris, Ultimo tango a Parigi) / Bernardo Bertolucci (1972) / Marlon Brando, Maria Schneider /

domingo, 12 de diciembre de 2010

.tango.en.París.

.
.

.
.
.
.

.

.

.

.

.
..
-
.
. .
.
..
.
....
..
. ..
...
. .
.
.


.
.(París no se acaba nunca)
.
.
.
.

lunes, 22 de noviembre de 2010

vol. II

.
.
.
.
.
.
.

19:42. Dibujo hombrecillos sobre mi cuaderno diminuto. Hombrecillos con nubes negras justo en el centro del pecho. Yo misma guardo una pequeña nube en el centro de mi pecho, y a veces se ennegrece y hablo tormentas. Como un niño que juega a atrapar alfileres con un imán, mi pequeña nube atrae todo tipo de objetos: coches, cajas, vidrios, grandes contenedores metálicos, pedazos de tela húmeda y pan.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
Por eso, cuando me arrepiento de algo, y me estalla esa oscura cosquilla de culpa en la boca del estómago, y la cosquilla pica y se prende y me prende como un fósforo apurado a tientas en fondo de un cajón
.
.
.
.
.


.
.
.
.
.
entonces, cuando -llámese culpa, llámese polilla incendiada en la boca del estómago- esa mancha de hollín agujero negro camión de escombros se me hunde justo en el centro del cuerpo, y sufro pequeñas contracciones, sufro espasmos milimétricos, como si mi carne tuviera el acto reflejo de querer esconderse en algún rincón perdido de mí, entonces es cuando alcanzo a vislumbrar, lejanamente, apenas, el significado de esta existencia de café tibio y discurso a media voz
.
.
.
.
.

..
.
,
,
,
vislumbrar, más bien, su insólita arquitectura, con ese revestimiento de cobre y detrito, y el contrachapado combado blandiendo el sonido exacto de la palabra culpa, y esa culpa artesonado perfecto, esa culpa sorda catedral instalada en lo más alto de la carne, erigiéndose bóveda del discurso directo con dios.
.
.
.
.
..

.
.
.
.
,
Porque yo vivo en un mundo donde la carne nace culpable. Y tengo el paladar abrasado de tanto pedir perdón.
.
.
.
.
.

.

domingo, 21 de noviembre de 2010

vol. I

.
.


.
.
.
.
.

. .
.
.
.

.

.
.
.

(la vida no es más que una caja de gritos)

..

viernes, 12 de noviembre de 2010

.red.room.

.

. . .

.
. .


..

. .
.

ahora, que ya manejo con soltura mis temblores, y a veces, incluso, suelto el manillar, pongo el piloto automático, no-mido no-cuento no-espero
. .
.

.
.
.

ahora, con las manos combadas de tanto pulsar el origen, de tanto buscar la tecla de reinicio (oh bendita máquina) encuentro -creo que encuentro- el rastro de ese escarabajo negro que era yo con cinco años que soy yo con tanta piedra en los bolsillos
.
.
.

. ...

..
.
y me gustaría tocar mi hombro levemente, mirarme con desafección, decirme
ç.. .

.

.
.
.
pero esta habitación tan grande, este constante chocar contra los muebles
y el lenguaje con su borde ennegrecido
y no poder decir no poder pensar no poder
...
..

.

jueves, 28 de octubre de 2010

no poem

.



sobre mi cuerpo grandes racimos de tareas
tiran de mí como caballos

y el techo se prende en finas constelaciones
largos itinerarios de huida






como resplandor blanquecino se anuncia mi nombre

mi nombre piedra

mi nombre harapo

cúmulo inerte
que llena
la boca
de fango


.

.

.
y tratar de pronunciarlo extremidad

con la sangre bombeando pronunciarlo

como hubiera sido mío si alguna vez
..

.




herirlo azotarlo con todas mis furias juntas

y llorar como si de veras me doliera
como si acaso pudiera sentir el dolor
y no esta balsa de aire que me crece

justo en el centro del pecho

justo en el centro del lenguaje
.
.
.






apuntalado el futuro

deshilachada la sangre y la palabra

pronuncio mi nombre y lo olvido.