viernes, 24 de octubre de 2008

.soy un pequeño bosque que tirita. /11:32

delirio.
sólo quiero escribir. desde lejos. con distancia. arrancarme cada uno de los deseos de las manos.
soy un pequeño bosque que tirita.
y todo me dice calma, todo me dice espera, quietud, ausencia.de.ostentación.
que tus deseos sean flores de desván, olvidadas y mugrientas.
que tus manos tejan alfabetos antiguos.
triste arquitectura del aire tu ansia, deja de mentir, grita lo que deseas desde el fondo de tu desván, grita y y ahuyenta de una vez a los fantasmas de tus sábanas.
quiero tantas cosas.
triste.
escribo con el café ya tibio entre las manos:
.
Y de pronto la vida
una vieja loca
bailando
golpeando los portales
maldiciendo
la urgencia de mis manos
el obsceno delirio
que se hace tiempo en mí.

Lleva el cabello incendiado
me dice tantas cosas de la muerte
baila con su falda roída
y yo ya no sé si las flores mienten
o acaso es cierto
que no hay sed suficiente
en este mundo
para nombrarte.
.

6 comentarios:

Paola dijo...

No desesperes y arranca cada uno de esos deseos de tus manos, aunque muy despacio, casi como con una caricia... sólo así escribirás esos versos con los que nos das alas...

Me encanta tu blog. Aunque no te conteste siempre, lo leo a diario desde que lo abriste. Me hace sentirme un poquito más como en casa.

Un beso muy fuerte. Desde aquí se te echa de menos.

Paola dijo...

Por cierto, feliz cumpleaños...

http://lavalsemilletemps.blogspot.com/2008/10/versos-sabor-chincheta.html

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me gustaron muchos estos versos:

"Y de pronto la vida
una vieja loca
bailando
golpeando los portales
maldiciendo
la urgencia de mis manos
el obsceno delirio
que se hace tiempo en mí".

Pasala bien hoy día.

Giovanni-Collazos dijo...

Me gusta mucho, también, esta versión del poema, con el texto que es muy poético.

Ha estado en el Perú, Bárbara?... que bien, seguro te encantó.

Un beso.

Gio.

M.A.B.E dijo...

ausencia.de.ostentación.

La Habitacion invisible dijo...

intenso hasta detenerme en la tristeza de mi dia,no ya se que no tenes nada que ver,una presencia que saco mas que una primavera escribiendo de su propia ausencia...es como el otoño que capaz no quiere terminar mas.
muy lindo tu blog capaz vuelvo
saludos
Esteban