viernes, 17 de septiembre de 2010

nihil

.
.

.
.

.
.

.

..

. .
.
.
.
.
-
..
un gato ve a otro gato que yace en suelo muerto. lo mira. se acerca. lo huele.
el gato empuja con la cabeza el cuerpo del gato. no se mueve. no entiende.
..
el gato mira la muerte pero no comprende la muerte.
el gato empuja el cadaver sin comprenderlo.
.
el gato no tiene conciencia de la muerte.
la muerte, por tanto, no es para el gato, no existe, no está.
.
sólo tiene conciencia de la muerte quien tiene conciencia de su propia existencia,
. por ello, el gato sin muerte no puede morir, el gato sin existencia no puede existir.

.
.
.
hágase la luz.
.
.
.
*
.
.
.
fotos: bárbara butragueño (c) 2009

26 comentarios:

Neorrabioso dijo...

Buff, no me gusta nada, discursivo, fabulatorio, rollo macabeo de los que "dicto" yo. No encuentro nada de poesía ni de literatura. Gato-excusa. Las fotos, en cambio, buenísimas, geniales, qué ojo tienes.

Abrazos culebreantes. Me pregunta Gio si has pedido permiso al mendigo para fotografiarlo (miéntele, que el pobre te admira y desea ser engañado).

Hasta pronto.

chincheta dijo...

no le pedí permiso. me hubiera cargado la foto. pero luego me acerqué, le comenté que le había hecho unas fotos y nos fumamos un cigarro.

entiendo que no te guste. no pretendía ser poético, ni mucho menos. y, sí, el gato es, claramente, una excusa.

un abrazo fuerte
B.

pd. el otro día coincidí con andrés. quedemos.

mis largos pies dijo...

¿Había texto en esta entrada?

chincheta dijo...

no te aparece el texto?

nubesbajas dijo...

me gusta.

muá

G.

mis largos pies dijo...

No me aparece, pero he podido leerlo ahora al pinchar en publicar un comentario. La verdad, esperaba que leer el texto me convenciera del sentido de las fotos, pero vaya, no me convence.

Confieso que en general los retratos robados me molestan mucho, muy pocas veces me parece que se justifican, es decir que logran contar algo que de no haberse robado la foto no podría contarse o que cuentan algo interesante. Además, la mayoría de estas fotos robadas se toman de personas a las que por un motivo u otro se les hace más difícil protegerse, un mendigo que vive en la calle, un borracho, un niño pobre… no me extiendo ahora comentando lo de las fotos “étnicas” de turistas en Guatemala, en Kenia, o similares. No sé si le contaste al mendigo que habías tomado las fotos justamente en el momento en el que se limpiaba los mocos con la mano, pero supongo que no, y supongo que tampoco prometiste hacerle llegar tus retratos, ni tú ni él os hubierais sentido orgullosos mirándolos juntos. También supongo que no has retratado a otras personas cercanas a ti limpiándose los mocos. En mi caso, no puedo imaginarme retratar a mi padre o a mi hermano o a mi amigo limpiándose los mocos, ni siquiera en un día de pedo, y mucho menos puedo imaginarme publicarlas.

Además, no entiendo qué es lo que nos quieres contar con las fotos.

Yo creo que uno tiene que poder elegir lo que cuenta de sí mismo, y dejarte retratar es contar algo de ti mismo. Mucho más tiene que poder elegir uno que tiene pocas oportunidades de hacerlo, como les pasa a los pobres, que tienen muy pocas oportunidades de elegir nada, ni dónde vivir, ni en qué trabajar, ni que vestir… ni siquiera en qué fotos aparecer, y cómo hacerlo. Aunque suene a topicazo:Ponte en su piel, ¿te molaría a ti que te sacaran así en unas fotos? Supongo que no. Yo creo también que no podemos solos cuidar de nuestra propia dignidad, aunque todos lo intentamos, sino que la dignidad de cada uno es también responsabilidad del otro.

En fin, este rollo es largo y lo siento, pero es un tema que me importa mucho. Por otro lado, me pasa como a Gio, aunque sin conocerte, que te admiro y me hubiera molado más no estar en desacuerdo, vaya.

Un abrazo, si se puede, y gracias por pasar por mi blog.

mis largos pies dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mis largos pies dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mis largos pies dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chincheta dijo...

Me pregunto qué es lo que más te ha ofendido, que haya fotografiado a una persona “limpiándose los mocos” o que se trate de un mendigo.

Veamos.

(y aquí empieza a notarse que me gustan los rollos largos)


Opción a: limpiarse los mocos.

Las personas defecan, miccionan, comen, bostezan, eructan y roncan, entre otras muchas cosas. Siento decepcionarte, pero es así.

A mí me gusta mirar al ser humano y le retrato tal y como es, ni más ni menos, sin juicio alguno de por medio.
El juicio, curiosamente, lo estás poniendo tú, lo cual resulta enormemente paradójico.


Me gusta, especialmente, he de decir, retratar al ser humano sin ornamentos ni artificios: durmiendo en el césped, bostezando en el metro, lavándose los pies en una fuente, andando por la calle o sacándose comida de entre los dientes. No hay prelación.

El ser humano y su amplio abanico de movimientos. Y, lógicamente, movimientos naturales, esto es, fotografiados sin previo aviso (que no “robados”, como tú dices, algo que ahora te paso a aclarar).


No se trata de meterme en su casa a escondidas a hacerles fotos mientras se duchan, lo cual sí sería una foto “robada” (un término un poco de revista del corazón que no comparto), se trata de hacer fotos a personas que se encuentran en lugares públicos y que desarrollan sus gestos en lugares públicos, y, como no, tratando de no anular su naturalidad (si es, lógicamente, y como en este caso ocurre, lo que estoy buscando).

Considerar que le “robo” una foto a una mujer porque la fotografío andando por la calle me parece excesivo, algo así como querer montarte una aventura apasionante donde sólo hay una simple foto de una mujer andando por la calle. Nada más.

Si todo el mundo tuviera que pedir permiso a las personas para hacerlas fotos mientras se encuentran en lugares públicos, la fotografía, tal y como la conoces hoy en día (dejando de lado los posados y las sesiones de estudio), habría desaparecido.
Adiós Joan Colom, adiós Henri Cartier Bresson, adiós cualquier atisbo de naturalidad.


Pero lo importante de todo esto es el supuesto juicio que consideras que hago. Nada más alejado de la realidad.

A mí no me parece humillante ni digno de mofa que alguien se suene los mocos. Si crees que por hacerle una foto a un niño bostezando o a un conductor hurgándose la nariz lo estoy juzgando, caes en un error.

Yo me limito a mostrar lo que veo y lo que me gusta fotografiar: a las personas, sin trampa ni cartón, sin atrezo que valga.

No trato de enseñar una versión mejorada de nada y no trato de engañar a nadie. Sólo retrato la realidad. Y la gente, aunque parezca no gustarte, se suena los mocos.

chincheta dijo...

(seguimos)


Opción b: el mendigo.

Si la foto hubiera sido hecha a una mujer con un abrigo de visón sonándose los mocos, ¿te hubiera ofendido?.

Repito, no hay prelación. Yo fotografío lo que veo, y eludir a un determinado tipo de personas por el hecho de que consideres que no pueden “defenderse” me parece, sin ánimo de ofender, un poco peliculero.
Pero ¿defenderse de qué acusación? ¿de ser humanos? ¿de sonarse los mocos? No entiendo dónde está el juicio de valor aquí.

Yo le hago fotos a las personas que encuentro, ya sean mendigos, inmigrantes, señoras ricas, aristócratas o gitanos.
Y no entiendo por qué hay que excluir a nadie si forman parte de la realidad que me rodea.

Por lo que intuyo, tú sólo le harías fotos a mujeres y hombres relativamente guapos (ya que, por esa regla de tres, una persona poco agraciada no ha elegido ser como es y no puede “defenderse”) y con un suficiente nivel adquisitivo como para poder elegir su ropa, su trabajo y su casa.

Personalmente creo que el mundo no se reduce a eso, y por ello, este blog tiene fotos de personas normales que andan por la calle y comen y duermen y lloran y sonríen. Y mean y bostezan y leen la revista de la mujer del asiento de al lado. Y ésta es una foto más.



c) El mensaje

Antes de nada, creo que una foto no tiene por qué tener un mensaje definido.
En este sentido, y como bien sabrás, hay diferentes tipos de fotos: las fotos que cumplen una misión estética, las que cumplen una misión informativa, las que transmiten una reflexión y las que cumplen todos esos significados al mismo tiempo.

Esta serie podría, simplemente, cumplir una misión informativa y no por ello valdría menos. Para mí eso es lo más importante.

Puede que no te hayas fijado pero la primera foto aparece repetida al final. Ese detalle no es arbitrario. Puede descifrarse o no, puede entenderse o no, puede gustar o no. Da igual. Ni el texto ni la foto son, en este caso, arbitrarios, pero si lo fueran (y he aquí lo importante), tampoco serían peores por ello.

Son fotos. Hacen sentir cosas. Yo miro y tu sientes. Ya está.


Pd: Lo de compartir impresiones, me gusta. Siento, sin embargo, que no hayas sabido entenderlo.

Un abrazo -porque se puede, claro.

B.


pd2: una pena que hayas (aunque no sé si fuiste tú) borrado las entradas que faltan.

Neorrabioso dijo...

Joder, qué escándalos monta Gio con sus manías de niño preguntón :) :) :)

Bueno, las fotos son muy buenas, ya me había fijado que la primera y la última eran la misma, esa foto es la mejor: ahí veo a un encorbatado de rutina pero sin rostro y un ¿mendigo? que hace una cosa medianamente "rara", como es la de estar sentado en el banco sin apoyar los pies en el suelo, esto es, parece alguien fuera del sistema (aunque es un poco precipitado asegurar esto). Dije en mi primera entrada que era un mendigo pero tampoco estoy muy seguro, porque las bolsas que tiene alrededor (¿son de él?) me despistan un poco. Pero parece un hombre un poco dejado, pasota o desesperanzado, no sólo por la forma de sentarse sino porque se limpia los mocos en medio de la calle (yo también lo hago, pero la gente formal no lo hace). Por tanto: una foto digna de ser sacada, un pedazo de vida recuperado, y una foto "a favor" del mendigo, porque él es el verdadero protagonista, el rostro definido frente al encorbatado, que no tiene rostro ni dudas ni hace cosas raras (como el dinero y el éxito). Una foto de concurso, aplausos.

Claro que yo podría comprender un poco a MIS LARGOS PIES (aunque tendría que haber leído las entradas que ha borrado para opinar con más fundamento) porque también estoy hartito de la pasión que tenéis los fotógrafos o los aficionados a la fotografía por sacar fotos a los pobres, mendigos o gente fuera del sistema (verdaderamente fuera del sistema, no como los poetas y toda nuestra ralea), y la mayoría de las veces desde puntos de vista morbosos. Pero aquí no me molesta en absoluto porque, como digo, las imágenes me parecen favorables al mendigo y, por otra parte, debemos tener en cuenta un detalle que a la mayoría se les escapa: en general, a aquellas personas que somos un poco guarras (me incluyo) nos la suda mucho que nos sorprendan limpiándonos los mocos. A un megapijo sí: un megapijo se muere si sale así en una foto, pero a un mendigo se la suda, porque su naturalidad es distinta.

Otro detalle que me parece importante. Si, como dices, le reconociste al mendigo que le habías tirado unas fotos, ¿a qué polémicas? Si el mendigo se hubiera molestado, te habría pedido las fotos, al menos para verlas, cosa que no hizo. Por tanto, no veo que te hayas comportado mal en ningún momento y, por tanto..., ¡te absuelvo!
¨
:) :) :)

Yo, por ejemplo, también saco fotos a mis pintadas (aunque lo mío es diferente, porque yo sólo busco comunicar en mi poesía y en mis pintadas, y tú en cambio eres una verdadera artista) y procuro que salga gente alrededor para darle "más vida". Para cubrirme las espaldas, le pregunté a un fotógrafo profesional si se me puede caer el pelo por la aparición de esas personas en la foto o también la de coches con sus matrículas, y el fotógrafo me dijo que no me puede pasar nada siempre y cuando en la foto quede claro que el objetivo se dirige a la pintada y no a las personas o a los coches: debe quedar claro que lo principal es la pintada.

Por otra parte, y para terminar, esta foto no es para la próxima campaña de Benetton, no la va a ver todo el mundo, en cuyo caso sí que le pondría más pegas.

Abrazos con antebrazos. Gio leyó la entrada pero no sabe que yo iba a dejar ese mensaje (y menos la cola que iba a traer). En cuanto le vea se lo digo.

Abrazos otra vez. Lo de quedar con Andrés, de acuerdo. Me lo dices y se lo digo a Gio.

Hasta pronto.

Giovanni-Collazos dijo...

Es verdad, estabamos en el curro de Batania, cuando al poco tiempo vimos esta entrada, el texto y las fotos. Hablamos del texto y no nos gustó a ninguno de los dos (soy sincero, ya me conoces Bárbara). Y me extrañó leer un texto tuyo que no me gustaba, es la primera vez. Luego pensé que no había ninguna intención de poetizar.

Y las fotos, buenas, me gustaron... pero le dije a Batania si el mendigo sabrá que le están tomando fotos, si este dió permiso a Bárbara para que lo retrate. Más allá si se está sonando los mocos o este cagando, más allá que si es un mendigo con un aspecto de indefensión total o si fuera un tío con un ferrari.
Yo me refería al derecho de que si yo quiero que mi foto salga en cualquier parte sin ser un personaje público. Probablemente este señor tenga familia que a lo mejor no saben que está n esta situación y de repente, como que puede salir su imagen en un blog o en un diario. Yo cuestiono esto en forma general. Veo tantas fotos e imágenes de gente, digamos, en una situación que seguramente ellos no desean, en la prensa, en internet, en todas partes.
Aunque yo este caminando por la calle ¿Alguién tiene derecho a sacarme una foto sin que me avise o sin que le de permiso? ¿Y si luego me dice que me ha sacado una foto, pero no para qué?... por ejemplo, hace poco me agarré a golpes con tres que me quisieron asaltar, fue en estos meses que anduve muy mal y paraba como zombie por las calles; me sorprendieron y reaccione en un primer momento de forma violenta, pero eran tres y me cogieron dos de ellos por detrás, me tumbaron al suelo y empezaron a patearme... quedé en un estado lamentable y quien sabe, a lo mejor alguien con su cámara pasaba por ahí y me sacófotos tirado en el suelo... para el fotgrafola foto sería la hostia, una imagen brutal, que puede llegar a ser artistica, incluso, por la crudeza. Hasta ahí todo fenomenal, pero yo, qué. No quiero que nadie me vea así por mil motivos que pueda tener... bueno, esto solo lo doy como ejemplo.

Tal vez sea un ingenuo por hacerme estas preguntas, sé poco de fotografía y como sé poco me gustaría aprender. ¿Los fotogrfos también tienen límites?...

Pero aclaro, Bárbara de mi corazón, esto no iba exclusivamente por tus fotos, digamos que fue el comienzo para hacerme estas preguntas, tal vez tontas. Pero al fin y al cabo, son mis cuestionamientos.

Yo estoy dispuesto a quedar cuando haga falta, lo necesito.

Abrazos peruanos, limeños y relampagueantes, para ti y para todos, Bárbara.


Gio.

mis largos pies dijo...

Los comentarios los suprimí yo porque había publicado el mismo cuatro veces. Por error, claro.

Me molesta la suma de "señor limpiándose los mocos con la mano"(muy distinto de, como dices, sonándose los mocos) y mendigo. Las personas defecan, miccionan...(supongo que es de coña lo de que piensas decepcionarme) pero lo hacen generalmente en privado o eligen las condiciones para hacerlo público. Para este señor la calle es, problamente, su casa, de ahí que la foto me parezca más robada que solamente tomada sin previo aviso. Para mí lo fundamental es que él no ha elegido ser fotografiado de tal modo, no pareciéndome suficiente que las fotos nos puedan parecer a nosotros favorables al mendigo, porque sinceramente dudo muchísimo que a él se lo parezcan. Yo he fotografiado muchísimas personas pobres en los últimos 14 años y, sin excepción, la gente se acicala, limpia los mocos a sus hijos y busca el rincón más bonito de su calle, o de su casa, antes de dejarse fotografiar. Cuando he tomado fotos más espontáneas en el contexto de una actividad laboral, en un basurero por ejemplo, sin excepción la gente elige hacer pública la que muestra lo mejor de ellos. Los pobres, que no son dueños de nada, afirman de este modo ser dueños de su imagen y su dignidad. Este punto me ha interesado siempre mucho y he podido abordarlo en diferentes ocasiones con los interesados, la gente ha de callar muchas veces, pero no siempre. Otra cosa es que laq gente siempre me pide tener copias de mis fotos, porque los pobres nunca tienen fotos... o se han quemado, o se perdieron en una inhundación,o era demasiado para cargar...

En este caso, el mendigo no se enfadó, piensa neorrabioso... pero hay tantas veces que la gente pobre no nos dice lo que piensa, porque no tiene ya más energía, o porque le hace demasiada falta el piti que le ofreces, o los dos euros que la gente les tira a la cara, o la moral que le hace tragar la monja o la trabajadora social antes de darles 20 euros, o al bocadillo al que le obligan para que no se gaste el euro en una cerveza. ¿Has visto alguna vez gente tapándose la cara para no salir en la foto en la cola de un comedor de carida? otros no se la tapan, pero eso no quiere decir que les parezca bien salir en la foto.

En fin, yo creo que esto daría para una conversación larga e interesante. Créeme que te equivocas totalmente cuando dices que presumo un juicio por tu parte, porque no lo hago. Y créeme que te equivocas también cuando dices que a mí ha de gustarme fotografiar sólo a los guapos y ricos, bien al revés, a mí los únicos que me parecen guapos son los feos.

Qué bien que se puedan los abrazos, otro.
B.

urbanoyhumano dijo...

Pues a mí me gusta. Pero especialmente tus ilustraciones.

Un saludo.

víctor (el gato estepario) dijo...

La que has liao, Gio.

Perdonadme que entre, pero me ha parecido un buen tema muy actual para debate, y del que todavía habrá de hablarse mucho.

A mi, personalmente, este tipo de fotografía no me dice mucho, por cuanto ya se ha hecho mucha durante muchos años y quizá, por eso, haya perdido contundencia.
Tampoco me agrada mucho cazar en desprevenidos que no sean agradables para la propia persona. Lo he hecho pero después lo he destruido o lo guardado en el olvido, porque no me ha dejado buen cuerpo. Es posible que sea por un atavismo que yo arrastre y del que deba despenderme, no se.

También hay que diiferenciar el posterior uso que se vaya a hacer de esas fotografías. Si va a ser un uso reducido o masivo.

De todas formas, yo respeto esta opción. E incluso es posible que insistiendo en ella se descubran facetas que aún queden por descubrir. Todo es posible.

Lo cierto es que actualmente "la foto callejera" plantea problemas que antes nunca suscitó. Es cierto que la persona tiene derecho a salvaguardar su propia imagen, pero también existe la paranoia que se extiende como la gasolina. He visto a unas madres pedirle a un papá que recogiese la cámara de fotos que había llevado al cole para hacerle una foto recuerdo de su primer día a su hija. Otro día estaba estaba yo en medio de un aparcamiento público exterior de una gran superficie haciéndole una foto a una farola de 5 metros de altura cuando se me acercó un señor dentro de un coche y me dijo que a él no le gustaba que le hiciesen fotos, que alguien le había dicho que yo le estaba sacándo fotos -ni que fuese David Beckham, le dije- estuve a punto de enseñarle en la pantalla todo lo que había fotografiado hasta entonces. Hay mucha psicosis y además en aumento cada día. Creo que muchas de las cosas que fueron posibles en siglos anteriores tendremos que darlas por perdidas.

En fin, siempre nos queda el último recurso de fotografiar a nuestros amigos, a conocidos e incluso a uno mismo en actividades íntimas como en el WC

Un abrazo, Barbara. También me gustan tus ilustraciones.

Giovanni-Collazos dijo...

No era mi intención liarla, sólo le hice un comentario a Batania, sin pensar en que podría ser discutido... pero es bueno el debate, interesante. Los argumentos de Bárbara tienen su lógica, pero no me convencen. Al igual los comentarios de "Mis largos piés" (ya me gustaría saber tu nombre), que es más o menos lo que yo pienso...

pero como digo, sé poco o casi nada de fotografía, de la parte del ojo del fotógrafo y sólo me hice las preguntas desde la otra parte.

Abrazos, Victor!

Abrazos a todos!

Gio.

víctor (el gato estepario) dijo...

No, Gio, te decía que "la habías liao", de broma. Tu ya me conoces, jaja.

Yo creo que los debates nacen fundamentalmente de la necesidad que todos tenemos de ellos. Y este tema de "la fotografía en la vía pública" creo que es tan nebuloso y candente que necesita diálogo.

A mí me encantan los debatess -tú lo sabes- y cuando me encontré la nota que te dejó Batania en tu blog se me enderezaron las orejas. Los debates me gustan no para ganarlos o perderlos, sino para aclarar y corregir mis ideas a través de ellos. Me hacen conocer otros puntos de vista, me obligan a buscarle fundamentos a mis ideas y cuando no los encuentro, a corregir mis falsas creencias.

Ojalá se diesen más a menudo -claro, siempre dentro del respeto y del aprecio-.
Espero no haber dicho nada que haya incomodado a nadie, Barbara en particular, la anfitriona.

La experiencia tuya que has contado es tremenda. Increíble, macho.

Ah, y se me quedó antes por decir, que efectivamente hay colectivos con los que no sentiría muchos remordimientos de conciencia de cazarlos en tesituras inconvenientes, ridículas, o como quieras llamarlas; tales como los políticos, ja, etc... Como personas públicas tienen cierta obligación de cuidar un minimo de su imagen.


Abrazos sinceros.

urbanoyhumano dijo...

Pues yo estoy a favor de la publicación. Joder, que parece sacrilegio.
Busquen fotos en internet. Las repetidísimas hasta el vómito.
Una vez publiquén en el blog una foto en la que salía una cama de hospital impecable, blanca. Y un centro sangriento en la almohada. Correspondía a un traumatismo craneal que me provocó una mala caída. Me llamaron loca y doscientas cosas más. Lo eliminé. Con diecinueve años en periodismo me exijieron entrevistar a Cela: me mandó a la mierda. Lo remedié con una amabilísima entrevista a Eduard Punset. Cuando mi padre agonizaba lo fotografié y me sancionó la enfermera de la UVI. Es mi padre, se muere y lo quiero retener. Cuando ya no necesite gritar, borraré estas fotos.
Quiero mediocridad a mi lado pero no ingenuidades. Y perdón. Quizás esté de vuelta de todo o sólo empezando a dar rodeo.

tayler durden dijo...

no soy la persona más adecuada para decidir el límite moral de hasta dónde puede fotografiarse y hasta donde no, más que nada porque siempre me multan por excesos.
pero legalmente, hasta donde tengo entendido, tu puedes fotografíar en un lugar público lo que te salga del carrete. sobre todo si no es con un fin comercial. si lo es, ya dudo ahí, pero vamos, que no creo que las fotos que les hacen a los beckam o a la esteban y que cada semana inundan las revistas se las paguen a los susodichos, mira que me extraña.
luego es como todo, digamos que no puedes prohibir la falta de educación para proteger a la gente de las mezquindades de los peores de nosotros, sino al revés, porque "como decía larry flint, famoso pornógrafo, nuestra sociedad está basada en defender las libertades de los peores de nosotros". y a mí me gusta que sea así, la verdá. creo que el civismo no legislado debería existir por encima de las leyes, que es un poco lo que aqui estáis discutiendo, no si se puede o no (yo por lo menos tengo claro que tiene que poderse), sino si se debe. que es donde empecé este mensaje en forma de pescadilla.

Neorrabioso dijo...

A TYLER DURDEN: Joder, macho, pero qué buena y reveladora esa frase de Larry Flint.

Abrazos cachicuernos.

Hasta pronto.

bárbara dijo...

coincido con VÍCTOR en que hay una especie de histeria colectiva en cuanto a la fotografía y al ámbito de lo privado.

TAYLER tiene razón. aunque no era mi intención que la conversación llegara a estos derroteros, el Tribunal Supremo ha repetido en unas cuantas ocasiones que una fotografía tomada en la vía pública no puede considerarse un ataque a la propia intimidad y al derecho al honor (art. 18 CE) en tanto que capta algo que está ocurriendo de cara al público, incluso cuando la fotografía tiene un ánimo de lucro.
Aunque, en este último aspecto hay algunos matices que se podrían concretar, caso por caso (por ejemplo: sentencia sobre el caso pantoja y la muerte de paquirri). pero no me parece que venga al caso, y, como señala tayler, lo importante no es si se puede (que sí), si no si se debe.

y yo digo, claro.

por las razones que he expuesto arriba que no voy a repetir.

que "es su casa" y que estoy entrando en su casa por dar una vuelta por la calle: el colmo.

vuelvo a repetir: no hay intención de mofa. busco naturalidad.
me parece muy bien, MIS LARGOS PIES, que tú quieras fotos de personas repeinadas y posando. yo no.

MIS LARGOS PIES:
la gente que no es "pobre" también es "dueña de su imagen y su dignidad", y a ellos NO les pido permiso.

¿Por qué tanta diferenciación? `
¿por qué tanta necesidad de dividir entre "nosotros" y "ellos"?
¿por qué tanto crear innecesarias fronteras internas?

yo trato a todo el mundo por igual.

no parto de ningún paternalismo.

no parto de ninguna condición de superioridad

no digo, "pobrecitos vosotros, a vosotros os dejo que os limpiéis y os sonéis los mocos antes de haceros la foto"

de nuevo: yo retrato la realidad.
no busco una imagen mejorada de nada.



---------------


(ojo, esto que abro ahora es un posible nuevo debate, totalmente distinto del que manteníamos, esto es, nada que ver con estas fotos, que no se han hecho con ningún ánimo de denuncia ni nada por el estilo)

mi nueva duda:

tanto MIS LARGOS PIES como BATANIA han dicho que estan en contra de hacer fotos a personas "pobres" cuando viajan a países en vías de desarrollo (en esencia, creo, era esto lo que decíais); y yo me pregunto, ¿por qué?

cuando viajé a la India hize fotos. Igual que en Egipto, en Perú y en otros países.
A mi alrededor había pobreza, era un hecho incuestionable.
Es más, era difícil encontrar algo distinto.

Yo hago fotos. Y cuando viajo, fotografío lo que me impacta, lo que quiero transmitirle a la gente que me rodea y que no puede ver por sí misma.
Si voy a una guerra, fotografío la guerra. Si voy a un campo de refugiados, fotografío refugiados.

¿Por qué tengo que eludir algo que existe?
¿Porque ya se ha hecho?
¿Porque ya hemos visto muchas fotos de niños en Guatemala?

no entiendo.

mirad los periódicos.
qué sería del mundo sin la fotografía de guerra.

seguro que a la niña a la que fotografiaron en Vietnam no la pidieron permiso.

digo yo.

Neorrabioso dijo...

A BÁRBARA: No, lo que yo dije es lo siguiente:

"estoy hartito de la pasión que tenéis los fotógrafos o los aficionados a la fotografía por sacar fotos a los pobres, mendigos o gente fuera del sistema (verdaderamente fuera del sistema, no como los poetas y toda nuestra ralea), y la mayoría de las veces desde puntos de vista morbosos".


Como ves, no dije en ningún momento que estuviera EN CONTRA, simplemente me aburre comer todos los días macarrones, escribir todos los días poemas malos, ver la foto número diecisiete millones de pobres y mendigos.

Pero seguid, joder, seguid con el rollo, que pronto llegaréis a la foto número dieciocho millones, diecinueve, veinte...


Abrazos cachicuernos. Te debo un mensaje. Necesitamos que el mendigo entre en este blog y opine (y te bese o te denuncie).

Abrazos otra vez.

Hasta pronto.

Giovanni-Collazos dijo...

Gracias, Bárbara, por responderme.

(como ha pasado olimpicamente de mi)

jajajaja.

Abrazos!!

Gio.

mis largos pies dijo...

Bárbara, dices que yo quiero cosas que yo no he dicho querer.

En fin, queda claro que no nos hemos puesto de acuerdo (esta vez). Un abrazo.

NaDu dijo...

Se parece a Cortázar en la primera y última foto, creo.